martes, 28 de febrero de 2017

BUÑUELOS DE CUARESMA

 

Hace tiempo que hago estos buñuelos y siempre quedamos contentos con el resultado, salen unos dos kilos y medio y están muy ricos, pero necesitaís un día de estar en casa porque la masa tiene varios tiempos de reposo...
Es una masa de brioche y al día siguiente ya no están igual, por ello, el mismo día que los hago, los congelo envueltos en papel film de 6 en 6 aprox., los saco para merendar ó desayunar una hora antes y están como recien hechos.
Al precio que están los buñuelos en las pastelerías yo creo que vale mucho la pena hacerlos en casa y tenemos para bastantes días.

INGREDIENTES
1 kg. de harina blanca
375gramos de zumo de naranja (aprox. 3 naranjas) ó agua
ralladura de un limón
ralladura de una naranja
100 gramos de azucar
200 gramos de mantequilla blanda
20 gramos de sal
25 gramos de levadura fresca ó 2 sobres de levadura seca (7gr.sobre)
para freir: aceite de oliva
para rebozar: 200ml. de agua + 100ml. de anis del mono
y azucar para rebozar después de fritos que se puede mezclar con canela en polvo...esto es opcional.


Deshacer la levadura con un poco de zumo de naranja y añadir al resto de ingredientes en el bol de la amasadora, amasar unos minutos hasta que esté todo mezclado, también se puede hacer a mano, (dejar masa que se pegue a los dedos). Reposar unos 30 minutos.

Trabajar de nuevo la masa dandole golpes y doblando en pliegues con las manos ó con la amasadora de nuevo durante unos minutos, (dejar masa que se pegue a los dedos). Limpiarnos las manos con un poco de harina. Tapar con un trapo y reposar unas 2 horas ó hasta que doble el volumen.

Hacer bolitas del tamaño de una nuez pequeña cogiendo la masa con dos cucharas, colocar en unas 3 ó 4 bandejas y tapar con varios trapos limpios, dejar reposar de nuevo hasta que doblen el volumen, al sol ó cerca de una fuente de calor.

Calentar el aceite y freir cada bola por los dos lados. Si queremos roscos, meter el dedo en el centro y desde aqui cojer el rosco (habrá que ayudarse de una espatula para despegarlos de la bandeja) y meter en el aceite caliente.  Ojo!!, porque se doran muy rápido y deben estar marron claro no marron oscuro. Dejar escurrir en rejilla. Freirlas todas.
Poner en un bol pequeño el anis y el agua, mojar todas las bolas y apartar en un plato. Mojarlos de 10 en 10 y después rebozar en azucar (sola o mezclada con un poco de canela en polvo). Hacer lo mismo con el resto de los buñuelos.

Y listos, una vez frios, acordaros de congelar los que no os vayais a comer, porque pierden mucho al día siguiente.